Siguenos en
Clínica Dental en Barcelona - Clínica Dental Miravé

El impacto de alimentos ácidos en el esmalte dental

El esmalte dental, esa capa protectora que protege nuestros dientes, enfrenta una amenaza silenciosa proveniente de nuestra dieta diaria. Los alimentos y bebidas ácidas pueden desencadenar procesos de erosión ácida, comprometiendo la integridad de nuestro esmalte. 

¿Qué es la erosión ácida?

La erosión ácida es el desgaste gradual y la pérdida de esmalte dental debido a la exposición frecuente a sustancias químicas con componentes ácidos. Esto incluye alimentos, bebidas y hasta el ácido estomacal en casos de reflujo ácido crónico. Con el tiempo, la erosión ácida puede llevar a la pérdida de estructura dental, comprometiendo así la sensibilidad dental, decoloración y aumentar el riesgo de caries.

Fuentes comunes de acidez en la dieta

> Cítricos: naranjas, limones, limas y otros cítricos son conocidos por su acidez.

> Bebidas carbonatadas: refrescos y aguas carbonatadas contienen ácidos que pueden erosionar el esmalte.

> Frutas ácidas: limón, fresas, piñas y uvas pueden tener un contenido ácido significativo.

>Alimentos procesados: algunos alimentos procesados, como salsas de tomate, aderezos vinagretas y productos enlatados, también pueden contribuir a la erosión ácida.

Impacto en el esmalte dental

La erosión ácida debilita el esmalte dental, exponiendo la dentina subyacente y aumentando la sensibilidad. Además, el esmalte adelgazado es más susceptible a las caries y fracturas. El impacto de la erosión ácida es gradual pero acumulativo, y una vez que el esmalte se pierde, no se puede regenerar.

Cómo proteger el esmalte dental

Enjuague bucal neutro → Después de consumir alimentos ácidos, pasados unos minutos para no generar el efecto contrario, enjuagarse la boca con agua neutraliza el ácido y ayuda a restablecer el equilibrio.

Esperar antes de cepillar → Espera al menos 30 minutos después de consumir alimentos ácidos antes de cepillar los dientes. Cepillarse inmediatamente puede aumentar la erosión, ya que el esmalte está temporalmente más suave después de la exposición al ácido.

Consumo moderado → Limitar el consumo de alimentos y bebidas ácidas, y preferir opciones menos ácidas, puede ayudar a reducir el riesgo de erosión.

Usar pajitas → Beber bebidas ácidas a través de pajitas reduce el contacto directo con los dientes como ocurre con el zumo de limón.

Calcio y fluoruro → Consumir alimentos ricos en calcio y utilizar productos dentales con flúor fortalece el esmalte y ayuda a contrarrestar los efectos de la erosión ácida.

La erosión ácida es un problema de salud bucal evitable, pero que requiere conciencia y acciones preventivas. Al comprender el impacto de los alimentos ácidos en el esmalte dental y adoptar hábitos que minimicen la exposición, podemos preservar nuestra sonrisa y mantener dientes fuertes y saludables. ¡La clave radica en un equilibrio consciente entre disfrutar de alimentos ácidos y proteger la salud bucal a largo plazo! 

Abrir WhatsApp
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido